jueves, 23 de febrero de 2012

"OCTONARIOS" Sexto libro de poesía de Rubén Sada


OCTONARIOS, Primer libro de poesía del mundo, con Código QR.

La editorial de los dos canarios presenta "OCTONARIOS", la octava obra poética de Rubén Sada, aunque su sexto libro impreso. Contiene 64 poemas hexadecasílabos de varias temáticas, que incluyen el amor, el desamor, poemas sociales y poemas de historia.
Se trata del primer libro de poesía del mundo, con Código QR en cada uno de los trabajos publicados, y esta innovación tecnológica en el ámbito de la poesía, redundará en su sencilla y eficaz difusión.
Mediante este libro quiero facilitar la posibilidad de copiar los poemas con un click, para reenviarlos a otros destinatarios o publicarlos el algún blog y así sembrar el mundo entero con poesía. La idea principal es la difusión en forma gratuita de todos los poemas, y que el hacerlo sea sencillo.
Además posee ilustraciones tridimensionales a todo color, siguiendo el camino iniciado por el libro anterior, titulado "Sólo para ella - Poesía en 3D" que fue el primer libro de poesía con imágenes en 3D de la historia, publicado en el año 2011 por la editorial de los dos canarios EDICIONES INDEPENDIENTES RUBÉN SADA.
Pronto los mantendremos al tanto de la presentación oficial.



Publicado y distribuido por:




http://edicionesrubensada.com.ar



PRÓLOGO DEL AUTOR
¿Por qué “Octonarios”? Es la segunda acepción otorgada
a los versos con métrica hexadecasílaba. (16 sílabas)
Los versos hexadecasílabos son muy antiguos. Son
versos compuestos, de arte mayor, que se forman al unir
dos hemistiquios octosílabos con una cesura en el medio,
y con acentos obligados en las sílabas 7º y 15º, para las
cuales rigen sus mismas reglas tónicas y métricas.
Los versos octosílabos (de 8 sílabas, clásicos en la poesía
española a partir del Siglo XV con la popularización
del “Romance”) se potencian aquí, al unirse en este estilo
de versos compuestos. Nunca pierden el ritmo y gozan
de una gran musicalidad. Poseen un fl uido ritmo interno.
Haciendo un poco de historia, la renovación formal a
que aspiraba la corriente poética ‘modernista’ de fi nales
del Siglo XIX tuvo consecuencias espectaculares en lo referente
a los aspectos métricos de la composición poética.
La búsqueda de nuevos ritmos dio lugar a experimentos
de toda índole, incluso el uso de métricas poco frecuentes
en la tradición lírica española, cuando no desusadas
durante largo tiempo. Tal es el caso del verso hexadecasílabo
que nos ocupa en este libro: dos hemistiquios octosílabos
unidos, (componentes tardíos de los cantares de
gesta medievales). Aunque su origen fue del “Romance”
octosilábico, (por falta de y para ahorrar papel) no fue
vuelto a utilizar en su forma plena de dieciséis sílabas
hasta que, con algún antecedente romántico, cobra cierta
pujanza en el “Modernismo”, término que ‘denomina
al movimiento literario que se desarrolló entre los años
1880-1910, fundamentalmente en el ámbito de la poesía,
y que se caracterizó por una ambigua rebeldía creativa,
un refi namiento narcisista y aristocrático, el culturalismo
cosmopolita y una profunda renovación estética del
lenguaje y la métrica.’ (Wikipedia)
Personalmente descubrí la belleza y musicalidad de
esta métrica, al tratar de presentar algunos de mis poemas
(bastante largos, por cierto) en concursos donde el
máximo de versos permitidos era de unos 30. ¿Cómo conjugaría
lo mucho que quería expresar, en sólo 30 versos, y
sin cercenar el poema? La respuesta y solución las encontré
en los Octonarios.
Siempre fui inquieto y autodidacta, y cuando empecé a
investigar el asombroso ritmo musical que poseen estos
versos, quedé maravillado. Esto fue lo que me impulsó a
dedicar un libro completo a este estilo y la musicalidad
que se disfruta al escuchar recitarlo.
Luego de grabar un CD recitado y publicar 5 libros de
poesía, reeditando luego uno de ellos, me decidí a presentar
esta octava obra, incorporándole una innovación tecnológica:
el agregado de un “Código QR” que permitirá la
copia de todos los trabajos con un par de clicks.
¿Qué es el Código QR? El acrónimo «QR» se deriva
de la frase inglesa Quick Response (Respuesta Rápida en
español). Es un sistema para almacenar información en
una matriz de puntos o código de barras bidimensional
creado por la compañía japonesa Denso Wave, subsidiaria
de Toyota, en 1994. Se caracteriza por los tres cuadrados
que se encuentran en las esquinas y que permiten detectar
la posición del código al lector, pues los creadores
«Euge Damm y Joaco Retes» aspiraron a que el código se
leyera a alta velocidad. Los códigos QR son muy comunes
en Japón y de hecho son el código bidimensional más
popular en oriente. Actualmente se están popularizando
en todo el mundo en forma muy rápida.
Al incorporar este código a todos los poemas, he querido
publicar el primer libro de poesías de la historia con
Códigos QR. Quizás sea una manera de equilibrar la antigüedad
de la poesía épica lírica de 16 sílabas, (Octonarios)
con los sistemas modernos del lenguaje y la comunicación.
La inclusión de software que lee códigos QR en teléfonos
móviles japoneses, conocidos como “Smartphone”
(Teléfono Inteligente) ha permitido nuevos usos orientados
al consumidor, que se manifi estan en ventajas, como
dejar de introducir datos de forma manual en los teléfonos,
o hacer tareas con un sólo click. Las direcciones
WEB o URLs se están volviendo cada vez más comunes
en revistas y anuncios. El agregado de códigos QR en
tarjetas de presentación personales también se está haciendo
común, simplifi cando en gran medida la tarea de
introducir detalles individuales de un nuevo cliente en la
agenda de un teléfono móvil.
Los códigos QR también pueden leerse desde PC,
“smartphone” o “tablets” mediante dispositivos de captura
de imagen, como puede ser un escáner, una cámara de
fotos, programas que lean los datos QR y una conexión
a Internet para las direcciones web. (Necesita software).
El estándar japonés para códigos QR (JIS X 0510) fue
publicado en enero de 1998 y su correspondiente estándar
internacional ISO (ISO/IEC18004) fue aprobado en junio
del año 2000. Su código es abierto y sus derechos de patente
(propiedad de Denso Wave) no son ejercidos.
Podríamos destacar muchos usos útiles que actualmente
se les están dando a los Códigos QR, pero todos
ellos se resumen en un sólo propósito: “Difusión”.
La idea de difundir la poesía mediante su copia gratuita
y reenvío a otros, se expresa en mi trabajo “Atrevete
a copiarme los poemas” (Pág. 13 de este libro).
Es eso seguiré trabajando: LA DIFUSIÓN DE LA POESÍA.


Rubén Sada, 31 de Marzo de 2012.